NewsTeter #2

Hola,


¿Qué tal te ha tratado el temporal? Por estos lares no ha dejado de nevar. Y aunque no era la primera nevada del año, ha sido la más espectacular. La nieve nos ha obligado a ponernos en modo invierno a toda velocidad. Mantas en el sofá, zapatillas, pijama calentito y alguna que otra receta que tenemos guardada para los días de frío. Más dulce que salado, eso es así. Puede que sea porque, que haya menos luz y que baje la temperatura, hace que nos apetezca algún que otro capricho. Y porque, al fin y al cabo, las tardes con bizcocho casero y chocolate siempre son más acogedoras y disfrutonas. ¿No te parece?


A mí me gusta el invierno y llevo bien que los días sean más cortos. Por el día no paro, pero a las 5 de la tarde, salvo causa mayor, ya estoy recogida en casa y con el fuego encendido. Y con uno de mis pequeños placeres de invierno: el chocolate caliente especiado. Ya te hablé de él en la NewsTeter anterior. Me acompaña desde el primer día de frío, ya sea en casa con una taza bonita entre las manos o en un termo para un paseo por el monte.


Y he pensado que podría compartir la receta contigo porque, aunque parezca una tontería, a mí me hace sentir siempre bien desde el mismo momento en que empiezo a prepararlo. Y puede salvarte una tarde aburrida: chocolate caliente + libro o maratón de serie. No se puede pedir más.


La receta es muy sencilla. Lo único que tienes que tener en cuenta es que hay que prepararla con un poco de antelación. Te la dejo por escrito pero, además, le he pedido ayuda al equipo para hacer una ilustración. Puedes guardar la imagen en tu dispositivo para tenerla siempre a mano. Y, si quieres, compártela en tus redes y difunde el disfrute chocolatero. También hemos hecho una versión que puedes descargar e imprimir. Aquí va la receta:


Pon leche a calentar en una cazuela y añade las especias: 1 ramita de canela, una pizca de cardamomo molido, una pizca de jengibre molido y ralladura de mandarina seca (esta la preparo yo en casa y la guardo en un tarrito). Una vez que infusione, déjala enfriar en la propia cazuela para que vaya cogiendo todos los aromas. Cuando esté fría, guarda la leche en la nevera. Cuando quieras tu chocolate, no tienes más que pasar la leche por un colador, calentarla de nuevo y echarle tu cacao en polvo favorito. ¡Ya lo tienes listo para tomar!


Cuando comencé a escribir esta NewsTeter, pensé que también era una idea genial para tener un detalle con alguien: pon en una cesta las especias en paquetitos, el chocolate en polvo y explica el proceso en una tarjeta (esta es perfecta). Si quieres que pase de detalle a súper regalo, añade un tarro de miel, unas galletas o una mermelada diferente. Incluso alguna taza para tomarlo (este juego de HKLiving acaba de llegar y es un regalazo). ¿A que es buena idea?


Si quieres disfrutar de tu chocolate con algo de lectura, te recomiendo tres artículos del blog que hemos publicado en los últimos meses y que me gustan especialmente. El primero te da claves para hacer tu casa más acogedora, que en invierno siempre es un plus. El segundo habla de Athena Calderone y su universo estético, que si no lo conoces… A mí me fascina. Y el tercer artículo va sobre las tendencias de interiorismo que arrasan en Pinterest y te lo recomiendo porque triunfó: hacía mucho tiempo que no teníamos tal cantidad de lectoras.


Te dejo para que corras a calentar leche con especias. ¡Disfruta!


Tete.